Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Ciudad de México’ Category

La primera vez que estuve en la Ciudad de México, me alojé en el hotel Casa de la Condesa, que estaba cerca de la estación de metro Insurgentes. Descubrí que esta estación fue nombrada así debido a la Avenida de los Insurgentes, la cual es la avenida más extensa de la ciudad (28.8 kilómetros) y sirve como uno de los principales ejes viales del Distrito Federal.

Al principio, el nombre de “Insurgentes” me sonó un poquito raro porque en inglés no es muy común poner este tipo de nombre a una calle. En los EU la palabra “insurgente” se usa más cuando se quiere describir personas que luchan contra un gobierno por la fuerza, y usualmente insurgentes son personas non gratas.

Al contrario, en México se venera a los insurgentes, que se refiere a los héroes que lucharon por la independencia de Nueva España del dominio español en el siglo XIX.

Recientemente, Hillary Clinton, la Secretaria de Estado estadounidense, dijo que debido a sus tácticas de operación e intimidación, los cárteles del narcotráfico en México se están transformando en grupos insurgentes. Esta idea fue rechazada por líderes en México, quienes dijeron que aunque los cárteles son grupos de delincuencia organizada, no tienen ninguna agenda política como insurgentes de verdad.

Desde mi estancia en el Distrito Federal, yo he visto otros usos de la palabra “insurgente” en algunos lugares inesperados:

  • Universidad Insurgentes, una universidad en la Ciudad de México
  • Morelos Insurgente, una marca de arroz super extra delgado, que yo encontré en el dólar mart Waldo’s en Cuernavaca

  • Una primaria, "Insurgente Pípila"

    Insurgente Pípila, una primaria cuyos alumnos marcharon en un desfile en Guanajuato

  • Hotel Insurgente Allende, un hotel en la ciudad de Guanajuato.

¡Vivan los insurgentes!

Anuncios

Read Full Post »

Aquí son unas fotos que tomé durante septiembre que representan escenas de la celebración del bicentenario de la Independencia de México.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Read Full Post »

¿Cuántos agentes de seguridad son necesarios para llamar un taxi seguro? Evidentemente, cuatro.

La noche que fuimos a ver el Ballet Folklórico en el D.F. (la Ciudad de México), mi mamá sugirió que debíamos buscar un taxi antes de entrar al Museo de Antropología, dónde se había presentado el show. (Ella había tenido una experiencia después de una función en Shanghai, China de buscar un taxi por dos horas. Y por eso se preocupaba.)

Primero, fuimos a preguntarles a los chóferes de un sitio en la esquina afuera


Un taxi en la Ciudad de México

del museo. Pero el taxista que representa al sitio dijo que los taxis del sitio salen después de las 7 de la noche. Nuestro show terminaría a las 8:30 de la noche. Él ofreció sus servicios independientemente para regresar y recogernos a mi mamá y a mí. El precio sería $270 pesos.

A mí, me pareció un poquito caro (para México) por un viaje solamente de casí 15 minutos a nuestro hotel. Le dije que lo pensaríamos.

Fuimos al Museo de Antropología, y les pregunté a unos agentes de seguridad si después del show sería fácil conseguir un taxi seguro.

“¡Híjole!” dijo uno de los agentes de seguridad.

Realmente, sería un poquito difícil, él dijo, para conseguir un taxi. La mayoría de los espectadores manejan sus coches por sí mismos o cuando llegan en taxis, le piden al chófer que regrese en una hora determinado. Si nosotros tomáramos un taxi afuera en la esquina, no habría una manera de asegurar si el taxi es seguro. (Hay unos taxistas que roban a sus clientes o no son verdaderos taxistas.)

Él preguntó al director de seguridad del museo que debería hacer. El director nos dijo que nos ayudaría a llamar una compañía de taxis seguros, y uno de sus oficiales nos escoltaría en donde pudiéramos subir un taxi seguro.

Después del show (que fue una estupenda mezcla de música y danza), nosotros buscamos al agente de seguridad, un tal García, y él nos escoltó del piso de abajo del museo para encontrarnos un taxi.

Otros dos oficiales de seguridad también estaban presentes, y nos ayudaron a preguntarle al taxista sobre sus documentos (su licencia, su credencial, el número de vehículo, y su nombre), y los anotaron. El precio para llegar a nuestro hotel: $100 pesos.

Pero la confianza en la seguridad de nuestro transporte y la gratitud de los oficiales de su buena voluntad, que fue muy hospitalaria, no tiene precio.

Read Full Post »