Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘ambiente’

Es de noche. Y otra vez está lloviendo a cántaros, a mares, a torrentes, hasta maridos (como se dicen en Colombia). Desde que yo llegue a Cuernavaca, casi cada noche (y a veces el día también) ha sido así. Cuernavaca es un lugar lluvioso durante los meses de julio, agosto y septiembre. Y no hace mucho calor aunque todavía es el verano (cada día la temperatura es cerca de 26 º C o 79º F.) Lo sorprendente de mi viaje aquí es que ciertos días he sentido frío aun cuando yo llevo una chamarra.

Se dice que durante el invierno, no hace mucho frío tampoco (cada día es como 18 º C / 64 º F). Por eso, Cuernavaca se ha considerado “la ciudad de la eterna primavera,” y la ciudad ha atraído muchos habitantes famosos como el conquistador Hernán Cortés, el boxeador Muhammed Ali, el multimillionario Carlos Slim, la cantante Barbara Streisand entre otros. También, hay muchos D.F.eños (como se llaman los que viven en el Distrito Federal o la Ciudad de México) que vienen para Cuernavaca por las fines de semana y tienen casas aquí.

Barranca de Amanalco

De hecho, hay un sistema de barrancas muy especial a que Cuernavaca debe su clima suave. Las barrancas son lugares con precipicios, cascadas, agua corriente de muchas fuentes, y diversa flora y fauna.

Este lunes, yo tuve el placer de ir con unos compañeros de mi escuela a la Barranca de Amanalco, la única de casi 64 barrancas en el municipio de Cuernavaca que todavía se puede visitar. Fue un paseo hermosísimo y un gran contraste con la ciudad. Cuando estás viviendo en la ciudad, llena de gente y automóviles echando humo, deveras, no piensas que tal vez muy cerca haya tanta naturaleza.

En el paseo por las barrancas, sentí mucha paz. El aire fue fresco. Los antiguos árboles grandes con sus raíces parecía como una obra tejida. Y el sonido del agua cayendo por los cerros y corriendo por la barranca fue muy relajante. Había muchos tipos de árboles – café, laureles, pimiento negro, y amate (la corteza que los indígenas usaba como papel para sus mapas, calendarios, y artesanías).

En una de mis clases de mi escuela Cemanahuac, yo aprendí que en 2006, el gobierno de Cuernavaca estaba tratando de construir un periférico, un vial alternativo de alta velocidad, a través de una de las barrancas, Barranca de los Sauces. En opinión de los ambientalistas, esto habría sido fatal para las selvas que regulan la temperatura de Cuernavaca y su impacto habría sido muy fuerte para la riqueza de árboles, pájaros, etc., que viven adentro.

Pero después de una manifestación de unos activistas (inclusivo de la esposa del director de mi escuela) en combinación con una visita del subcomandante Marcos, el portavoz y mando militar del grupo armado indígena mexicano denominado Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el gobierno cambió su posición, y no construyó el periférico.

Después de mi visita a la Baranca de Amanalco, yo también me sentí feliz que este tipo de lugar hubiera sido protegido para las futuras generaciones de Cuernavaca.

Anuncios

Read Full Post »