Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Lenguaje’ Category

1. La Gente – Creo que los hispanohablantes son unas de las más cariñosas, animadas, y divertidas personas en el planeta. Estoy muy agradecida por las oportunidades de conocer a muchas personas de Latino America por mi trabajo y hacer amistades.

2. La Música – Estoy convencida de que los latinos poseen un talento especial para producir música que es de buen ritmo y conmovedora.

3. La Literatura – Mis estudios en México me han permitido empezar a leer más literatura en español, por ejemplo obras de Paulo Coelho y B. Traven. Me gustaría continuar leyendo, por ejemplo, autores como Octavio Paz, Gabriel García Márquez, y Miguel de Cervantes Saavedra.

4. La llave para una comunicación más extensa – Según estimaciones del buró de censo estadounidense de 2006 a 2008, más de 34 millones de personas en los EU hablan español.

5. La Comida – ¡Es para chuparse los dedos! Si pudiera preparar sopes como mi mamá mexicana lo hace, sería una mujer feliz por el resto de mis días.

[Haz clic aquí para leer esta entrada en inglés. Es un poco diferente.]

Read Full Post »

Yo traje a México tres libros recomendados por mi escuela, un diccionario (inglés-español), 501 Spanish Verbs, y Spanish Grammar for Independent Learners. Despúes de llegar a Cuernavaca, también compré libros de la serie de libros de texto de Así Hablamos y un diccionario (español-español) de Larousse.

Aquí crítico cada uno un poquito y también pongo otros enlaces del Internet de recursos que yo he encontrado útiles para el aprendizaje de español como adulto.

Un Diccionario de Ingles-Español:

Harper Collins, Spanish Concise Dictionary, 2ª edición.

Yo compré este diccionario en el 2003. Lo usé por muchos años cuando estaba mirando programas de Univisión, un canal de televisión en los EU. Cuando encontraba palabras desconocidas, por ejemplo, mientras miraba una telenovela, las anotaría y luego durante los comerciales las buscaría en mi diccionario. No tiene todo el argot que se escucha por la televisión o radio, o los mexicanismos, y creo que hay diccionarios más grandes que son más comprensivos con expresiones de varias regiones. Pero para la mayoría de las palabras que busqué, encontré una definición.

Actualmente, cuando escribo cosas en estos días, por ejemplo entradas para este blog, me gusta más usar el web sitio de SpanishDict, que tiene solamente un cuadrado en que tu puedes teclear una palabra, en inglés o español no importa, e inmediatamente, recibes una traducción.

Larousse Diccionario Básico Lengua Española (2006)

En mi primera semana en Cemanahuac, mi maestro Luis Guerrero me recomendó que comprara un diccionario español-español. Por eso fui a Sanborn’s, un almacén que tiene una librería también, y compré el Larousse Diccionario Básico Lengua Española por $94 pesos (o el equivalente a $7.34 dólares). Quise un diccionario que no pesara mucho en mi mochila, pero que tuviera bastante información que yo comprendiera. Con sus casi 680 páginas y 42,000 palabras, no fue tan pesado, ni tan pequeño.

Al principio, me costó un poquito de trabajo para acostumbrarme a usarlo. Es mucho más fácil y rápido tal vez para buscar una palabra y entender el significado con un diccionario de español-inglés.

Por ejemplo, sí buscaras la palabra “popote”, encontrarías tal vez el siguiente: “popote – paja utilizada para tomar refrescos”. Pero ¿qué es una “paja”? Debes hojear a la página con “paja – pajilla para sorber líquidos”. Y luego, necesitas buscar “sorber – beber aspirando o chupar.”

Hay muchas palabras en la jornada para entender. Pero mientras más lo usas, más aprenderás y aumentarás tu vocabulario. Creo que es el mismo proceso cuando alguien empieza a usar un diccionario en inglés.

Me gustaría un día también tener para la casa un diccionario más comprensivo, como El Pequeño Larousse Ilustrado, que además de tener dibujos interesantes, es muy comprensivo.

501 Spanish Verbs

Este libro principalmente tiene muchas conjugaciones de verbos. Pero, para mí, prefiero usar este web sitio si tengo acceso a una computadora. Puedes poner un verbo en un cuadrado, si haces clic, ya tienes todas las conjugaciones. Pero lo que más me gusta sobre 501 Spanish Verbs es que tiene un resumen conciso sobre todos los tiempos, con buenos ejemplos. Y también para cada uno de los 501 verbs, tiene palabras, frases y modismos relacionados al verbo. Lo que es un poquito complicado es que el libro usa diferentes nomenclaturas para los nombres de los tiempos que se usan en México.

Spanish Grammar for Independent Learners, 2ª edición.

Yo no he usado mucho este libro, que fue recomendado por mi escuela Cemanahuac, hasta ahora. Es que estoy aprendiendo tanto material en mi escuela y mis profesores me están enseñando los puntos gramaticales. Pero después de regresar a los EU creo que tal vez sea un recurso útil. Y tiene un buen índice para buscar puntos gramaticales resumidos con varios ejemplos.

Así Hablamos: Español como lengua extranjera

Esto es una serie de libros de texto que Cemanahuac ha usado desde hace un año. Anteriormente, los maestros usaron Pido la Palabra por muchos años. Así Hablamos fue publicado por Santillana, un editorial de España, y escrito con editoras de La Universidad Nacional Autónoma de México. En total, hay ochos libros (cuatro de nivel Básico, tres de nivel Intermedio y uno de nivel Superior). Yo he trabajado en el bloque Intermedio.

Lo bueno es que la serie tiene interesantes lecturas sobre la cultura y lugares de México. Y unos de sus ejercicios son desafiantes.

Lo malo es que algunos ejercicios son muy repetitivos y el estudiente no piensa que avanza en su gramática (pero esto puedo remediarlo un buen profesor). El cd que acompaña al libro en mi opinión no es muy útil.

Read Full Post »

La palabra chambear significa trabajar. Es una palabra muy mexicana. Y tiene un origen interesante, según Dalel Cortes, la coordinadora de instrucción de mi escuela Cemanahuac.

Cuando los primeros migrantes de los EEUU buscaban trabajo, ellos visitaban las cámaras de comercio o (en inglés) las Chambers of Commerce en sus ciudades adoptadas.

Los migrantes empezaron a formar un nuevo dicho.

“Voy a la Chamba”. Y eso se convirtió en un verbo “Voy a chambear”.

Read Full Post »

La primera vez que estuve en la Ciudad de México, me alojé en el hotel Casa de la Condesa, que estaba cerca de la estación de metro Insurgentes. Descubrí que esta estación fue nombrada así debido a la Avenida de los Insurgentes, la cual es la avenida más extensa de la ciudad (28.8 kilómetros) y sirve como uno de los principales ejes viales del Distrito Federal.

Al principio, el nombre de “Insurgentes” me sonó un poquito raro porque en inglés no es muy común poner este tipo de nombre a una calle. En los EU la palabra “insurgente” se usa más cuando se quiere describir personas que luchan contra un gobierno por la fuerza, y usualmente insurgentes son personas non gratas.

Al contrario, en México se venera a los insurgentes, que se refiere a los héroes que lucharon por la independencia de Nueva España del dominio español en el siglo XIX.

Recientemente, Hillary Clinton, la Secretaria de Estado estadounidense, dijo que debido a sus tácticas de operación e intimidación, los cárteles del narcotráfico en México se están transformando en grupos insurgentes. Esta idea fue rechazada por líderes en México, quienes dijeron que aunque los cárteles son grupos de delincuencia organizada, no tienen ninguna agenda política como insurgentes de verdad.

Desde mi estancia en el Distrito Federal, yo he visto otros usos de la palabra “insurgente” en algunos lugares inesperados:

  • Universidad Insurgentes, una universidad en la Ciudad de México
  • Morelos Insurgente, una marca de arroz super extra delgado, que yo encontré en el dólar mart Waldo’s en Cuernavaca

  • Una primaria, "Insurgente Pípila"

    Insurgente Pípila, una primaria cuyos alumnos marcharon en un desfile en Guanajuato

  • Hotel Insurgente Allende, un hotel en la ciudad de Guanajuato.

¡Vivan los insurgentes!

Read Full Post »

Mis maestros en Cemanahuac

Para mí lo mejor de asistir a Cemanahuac ha sido conocer gente interesante, especialmente mis maestros. Todos de los maestros han sido muy flexibles para ajustar su enseñanza sobre los intereses y necesidades de sus estudiantes. Principalmente, he tenido el privilegio de estar en las clases de tres maestros (todos cuyos nombres empiezan con “L”) – Leticia, Luis y Lupita.

Leticia

Leticia Velazco

Leticia ha sido mi maestra de gramática por cuatro de las cinco semanas que he tenido en Cemanahuac. Ella tiene mucha experiencia, y ha enseñado español en Cemanahuac por 17 años. Me gusta su actitud en el trabajo.

“Para mí, enseñar no es como un trabajo,” ella dijo. “Con este trabajo, siempre estoy aprendiendo más y más. Cada estudiante es diferente.”

Además de ayudarme a aprender y practicar muchos puntos gramaticales, como el subjuntivo o varios usos de “se”, ella me ha enseñado a tener paciencia conmigo misma.

“No por mucho correr avanzas más”, ella dijo. “Es mejor la calidad y no la cantidad.”

Ella es buena también para ayudarme a separar el grano de la paja, o sea, a diferenciar los puntos gramaticales que son muy importantes para dominar, y los que no son muy comunes en el uso actual.

Finalmente, es con ella que yo he tenido más tiempo y más oportunidades para compartir entradas de este blog, y discutir los temas y checar mi gramática. ¡Por eso estoy muy agradecida!

Luis y yo

Luis Guerrero

Luis es una persona de mucha profundidad. Yo he tenido la gran fortuna de estar en sus clases por la tarde tres veces (o sea tres semanas).

En su vida, ha vivido en Cuernavaca, Guanajuato y la Ciudad de México. A él le ha gustado asociar con intelectuales y artistas y leer literatura. Su primera experiencia como maestro fue en un ambiente rural. Él trae estos tipos de experiencias a su enseñanza en Cemanahuac, dónde empezó a enseñar desde 1989.

Cuando alguien le pregunta a él qué significa cierta frase, él hace una pausa corta, y después responde con una interpretación de perspicacia. Lo que más me gusta fue que él siempre escogió material que da una mejor idea de lo que es México.

Con él, vi una película acerca del narcotráfico “El Infierno”, un cortometraje sobre un movimiento ambientalista en Cuernavaca, y una cinta sobre la historia de inmigración de Latinoamérica hacia los Estados Unidos. Discutimos artículos de los periódicos mexicanos, como “Milenio” y “Proceso”. Con él, también leí pasajes del libro “Ser como el río que fluye” del brasileño Paulo Coelho, “Macario” por autor B. Traven, y “Todo México” por la escritora mexicana Elena Poniatowska.

Creo que en mí él ha despertado un afán para leer más literatura en español y la confianza de que puedo hacerlo. No es un pequeño regalo.

Lupita

Lupita Alonso

Me ha alegrado también tener clases con Lupita por dos semanas. Ella empezó a enseñar en Cemanahuac en 1990.

Sobre todo, Lupita es alguien muy simpática, que siempre lleva una sonrisa contagiosa. Pienso que ella posee un ingenio para conversar con otras personas. Creo que la clave es que ella es una buena escuchadora.

Es muy fácil también para estudiantes de todos niveles hablar con ella porque su inglés es excelente. Ella entiende bien como es estar fuera de su país porque estuvo dos veces en Nuevo México de los Estados Unidos durante los 80s para estudiar inglés.

De ella, me gustó aprender unos mexicanismos, adivinar las letras de una canción de cantante pop Paulina Rubio y discutir varios temas culturales sobre el México moderno.

Read Full Post »

Aquí son unas frases y preguntas útiles para viajar en México.

Taxis:

  • ¿Hay un sitio?
  • ¿Cuanto me cobra (al zócalo, al parque, a la central de autobuses, a la estación de autobuses)?
  • ¿Cuanto cuesta un viaje (al zócalo, al parque, a la terminal de autobuses, a la estación)?

Rutas / Autobuses:

  • ¿Va Ud. (a Las Palmas / al zócalo / al centro / al mercado)?
  • ¿Dónde puedo encontrar una taquilla (un lugar donde se puede comprar boletos)?
  • ¿Podría bajarme aquí?
  • ¿Podría avisarme cuando lleguemos a _________?
  • Me gustaría comprar un boleto (de <procedencia> a <destino>) / con destino a ______.

Museos:

  • ¿A qué hora abre / cierra?
  • ¿Cuáles son sus horarios?
  • ¿Hay un descuento para estudiantes o personas mayores (de la tercera edad)?

Restaurantes:

  • ¿Puede indicarme un buen restaurante? ¿Podría recomendarme un buen restaurante?
  • La carta, por favor.
  • ¿Cuál es el platillo / la sopa del día?
  • ¿Cuáles (sopas / guisados / postres) me recomendaría Ud.?
  • La cuenta, por favor.

Hoteles:

  • ¿Donde podemos encontrar alojamiento?
  • ¿Hay habitaciones libres?
  • ¿Cuánto cuesta por una noche / por una persona?
  • Quisiera un cuarto que esté más al fondo o más lejos de la calle para que no sea ruidoso.
  • ¿Podría mostrarme un cuarto por favor?

Mercados:

  • Es demasiado caro.
  • ¿Puede bajar el precio / dar un mejor precio?
  • ¿Podrías enseñarme (unos libros, un vestido, etc.)?

General:

  • ¿Tiene un baño / sanitarios?
  • ¿Me permite tomar una foto? / ¿Puedo sacar una foto?
  • ¿Sería tan amable de ayudarme a (encontrar un hotel, indicarme donde puedo encontrar un restaurante)?
  • ¿Dónde puedo cambiar dólares?
  • ¿Dónde puedo encontrar un cajero / un banco?

Si estás perdido:

  • ¿Cúal sería la mejor manera para llegar a _________?
  • ¿Cómo llego a _________?
  • Yo quiero ir a _________. ¿Sabe dónde está?
  • Perdón, señor agente. ¿Hay una estación de metro por aquí?

Es mejor no usar nombres, como taxista, rutero, mesero, joven, Sr., Sra., Srita.

Simplemente, se recuerda siempre usar “por favor” y “gracias”!

Read Full Post »

La corta respuesta porque decidí a aprender español: una pelea con mi mamá.


Mi Mamá, La Adventurera, en La Boca Mina de Valenciana

Ella ganó.

Desde hace 17 años, cuando estaba a punto de entrar a la prepa, tuve que escoger una lengua extranjera para estudiar los próximos cuatro años. Las dos opciones fueron español o francés.

El año anterior (el 8º grado), tomé clases de francés y me enamoré. El francés me pareció lo más romántico de las lenguas románticas. Aun frases como “Por favor” y “Gracias” (“S’il vous plait” y “Merci”) son frases que me parece que tienen un aire de sofisticación. Probablemente, yo estaba tratando de elegir algo diferente a mi hermana, porque ella es mayor que yo y siempre ha sido una estudiante destacada.

Todo habría salido “très bien” si mi mamá no hubiera intervenido.

“Peggy, tú vives en los Estados Unidos, y también vives en Florida,” ella dijo. “El español sería mucho más útil para ti.”

Ella tenía razón. A pesar de que a los hijos les gusta buscar su propio camino, a veces es difícil negar la buena lógica de los padres.

Pero estoy muy alegre de haber seguido su consejo.

Read Full Post »

Older Posts »